Logo de Mujer Palabra
Compartir

Pensamiento - Sociedad, economía, filosofía y política

Volver al índice de Sociedad, economía, filosofía y política Con M mayúscula

Volver a la Autora Ana Isabel Espinosa

Ahora que empieza a debatirse sobre la idoneidad de separar a niños y niñas en la educación, me llegan ecos de memoria, casi perdida, de unos tiempos en los que las niñas, éramos eso, "niñas", con faldas, que no pantalón, dignos ejemplares a proteger, en un mundo sólo hecho para los machos.

Se me enrabia el feminismo que perdí, cuando comprendí que los hombres, más que elementos diferentes y enemigos, eran vecinos del mismo barco de Calderón, dispuestos como víctimas propiciatorias de otras tantas consignas diferentes, pero tan limitadoras y asqueantes como las de "las niñas".

Hace mucho que rompí la aguja fina de los tacones, que me rebelé a que la naturaleza y los demás dictarán cuando podía o no ser madre y cuando era el momento propicio para hacer esto o aquello.

No recuerdo el día en que decidí escribir y sí que cada mañana prometo dejar de hacerlo, cuando un estúpido comenta complacido que solo escribo para las mujeres o que quién va a leer algo que escribe una maría.

Siento dolor y se me abrasa la bilis y se me secan los ojos y se me hiela el aliento, cuando una más muere, cuando la sangre se derrama, cuando no se puede hacer nada, más que mordernos los puños para acallar el llanto.

Hay días que deberían colgarse del calendario con el rojo de la sangre y el rojo del carmín, para que nunca olvidásemos de dónde venimos y jurásemos en silencio, que nadie frenará nuestro paso.

Hay vidas que merecen ser vividas y momentos que nacen para recordarlos y ser recordados, y cada día, por qué no, éste mismo, se puede iniciar uno.

Porque hay veces en que se necesita una mano amiga y solo se encuentra el vacío, y entonces dejamos de creer y pensamos que todo esta acabado, que no llegaremos a nada, que nada importa y menos nosotras mismas…

Pero todo eso ya acabó, la incertidumbre, la duda, el "no podré", el "no valdré", el "no me querrán", porque si yo puedo, si yo valgo, si yo quiero y si yo me quiero, conseguiremos arrancar de nuestras mejillas las lagrimas derramadas, agruparemos fuerzas y fundiremos corazones, para que no vuelvan la intolerancia, ni los prejuicios, los limites, ni los frenos, nunca más las zancadillas y menos el dolor o el rojo tiñendo el suelo…

No, mientras una de nosotras siga en pie en la tierra, alimentando con su esencia los vientos nacidos en el mar.

No, mientras sigamos pariendo a los hijos, de los hijos, del mañana.

No, mientras tejamos el destinos de nuestros pasos, sin que nadie venga a decirnos basta o por aquí no.

No, mientras sepamos qué somos y en qué nos hemos convertido.

No, mientras yo no me deje vencer y tú estés ahí, construyendo una M mayúscula, de mujeres que no temen al futuro, que no se dejan abatir por las derrotas, que sufren y protestan, que caen y se levantan, y sobre todo, libres para amar y ser amadas, por alguien que sepa valorar el aire puro del mar, que susurran las caracolas.

bar

Información sobre uso de este material: consultar con la autora
Publicado en mujerpalabra.net en octubre 2009

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net