Logo de Mujer Palabra
Compartir

Cuaderno de Ideas

Volver al índice del Cuaderno de ideas - Mundo Internet en Mujer Palabra Tico nos cuenta el experimento de los monos para comprender algunos aspectos de la interacción social...

Introdujeron a un mono en una jaula. En el interior de la jaula había un plátano colgado del techo. Había también una mesa en un rincón. Tras dar algunas vueltas considerando el asunto, el mono aproximó la mesa bajo el plátano con la idea de subirse en ella y alcanzarlo. Cada vez que intentaba subirse, recibía un manguerazo de agua fría. Desistió.

Añadieron otro mono más a la jaula. Este mono nuevo fue también a subirse a la mesa y nada más tocarla, ambos monos recibieron un manguerazo de agua helada. Añadieron un tercer mono. Y la historia se repitió: los tres monos fueron regados con agua helada. Al final todos aprendieron la lección rápidamente; nada de tocar la mesa. Desistieron de alcanzar el plátano.

Pero no sólo eso.

Añadieron un cuarto mono y cuando este se dirigía hacia la mesa, los otros tres monos le golpearon hasta retirarlo a un rincón. Cada vez que intentaba acercarse a la mesa, volvían a golpearle (obviamente el pobre no sabía por qué). Introdujeron un quinto mono y en cuanto caminó hacia la mesa fue asaltado y golpeado por los demás monos. A la paliza se unió el cuarto mono, que jamás había probado el agua helada ni sabía por qué debía golpear a cualquier mono que se acercara a la mesa.

La historia se repitió cuando metieron a un sexto mono y esta vez se sumó a la paliza el quinto mono también.

Finalmente, cuando habían ya diez monos encerrados en la jaula y habiéndose repetido idénticos resultados, retiraron de la misma a los tres monos originarios (los únicos que realmente sabían por qué no debían permitir que nadie se acercara a la mesa)

Ninguno de los que quedaban habían probado el manguerado de agua helada.

Pero ¿Qué pasó cuando metieron a un mono más?

Efectivamente, los demás monos lo golpearon igualmente cuando se acercó a la mesa. Sin saber por qué realmente, le golpearon. La comunidad no sabía la razón, pero había aprendido a pegar a cualquiera que tocara la mesa. Sencillamente, las cosas eran así antes de que ellos llegaran. Y así las iban a mantener.

bar

Información sobre uso de este material: dominio público - puedes visitar la página de Tico en MP
Publicado en mujerpalabra.net en el verano 2010

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net