Logo de Mujer Palabra
Compartir

Pensamiento - Sobre Lenguaje

Volver a Observaciones a unas declaraciones de A. G. (el alcalde) sobre el tiempo

Alberto Conde

Usted y yo pensábamos que la polución atmosférica procedía de las emisiones contaminantes de diversos artificios, en particular, de tubos de escape, humos de calefacciones de ciertos combustibles y, en su caso, chimeneas industriales. Algunos incluso pensábamos que el automóvil, infinitamente más dañino que todo lo demás —si sumamos todos sus letales efectos—, era el principal motivo de putrefacción del aire. Pero hete aquí que el alcalde, don Alberto Ruiz Gallardón, salta a la palestra para desasnarnos: «Las actuales condiciones atmosféricas han alterado los índices de la calidad del aire de Madrid.» ¡Y yo que pensaba, quizá como usted, que las actuales condiciones atmosféricas no habían alterado, no habían podido alterar, la sobreabundancia de partículas en suspensión y dióxido de nitrógeno del aire de Madrid! Seguro que soy, somos, unos miserables, como diría el señor Acebes.

Pero no hay que perder ni la serenidad ni el rigor, por seguir las consignas del alcalde; don Alberto asegura que «Es una circunstancia de naturaleza coyuntural», ya saben, algo así como una coyuntura de naturaleza circunstancial. De hecho, un portavoz de la Concejalía de Medio Ambiente lo ha confirmado al decirnos, con una pizca de sensatez en la ideología, que la calidad del aire en Madrid «ha empeorado» en lo que va de año por causas coyunturales. El Fatum, un tsunami: no hay modo de sustraerse a ello.

Llegados a este punto, ya no sé si estábamos hablando de contaminación o de calidad del aire, pero, por si los malpensados insisten en usar el malévolo término de contaminación, el alcalde ya se ha anticipado: el Ayuntamiento la tiene vigilada; «está siendo seguida y vigilada de manera permanente por los servicios municipales, [...]». Ya podemos respirar tranquilos. Invita el alcalde. Y sepamos que ese topismo de los alcaldes PP de Madrid, que les impele a agujerear todo lo agujereable para crear nuevos aparcamientos, túneles y retúneles, es sólo la expresión malentendida de su desconfianza hacia el coche y su pasión por la calidad del aire, las vistas despejadas, el canto de los pajarillos y la vida sencilla de los constructores.

Si las situaciones de inversión térmica se empeñan en perseverar, propongo ya mismo aprobar una ordenanza que las declare ilegales. Cualquier cosa antes que enfrentarse de verdad a nuestros monstruos.

bar

Información sobre uso de este material: © Alberto Conde, Madrid, 19 enero 2005
Publicado en mujerpalabra.net en 2005

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net