Logo de Mujer Palabra
Compartir

Pensamiento

Volver al índice Sociedad, economía, filosofía y política Feminidad y Feminismo

Ir a página web de michelle renyé michelle renyé (2011)

Para las compañeras activistas de países donde el machismo sigue prevaleciendo con mayor voracidad que en otros lados, y donde es más común si cabe que mujeres y hombres odien a las feministas y malinterpreten el feminismo; con admiración por su valentía y generosidad en esta lucha por un mundo mejor, y por si pudiera servir de apoyo.

I

El feminismo no es un movimiento social enemigo de la belleza. Es un movimiento que analiza críticamente la imposición de una concepción de belleza en el grupo Mujeres, pues dicha concepción las cosifica e incapacita de diversas maneras, desempeñando un papel vital en la construcción de la idea de qué es "ser mujer" en un tipo de sociedad, la sociedad patriarcal machista y misógina, conocida por su maltrato de siglos a todo un grupo humano, las mujeres. No sabemos si una sociedad podría ser patriarcal sin ser machista y misógina, porque de la Historia que nos ha llegado no hemos encontrado ejemplos. Pero sí sabemos cómo son las sociedades patriarcales que llevan organizando las sociedades del planeta desde el Neolítico, y lo sabemos bien respecto a cómo conciben y tratan a las mujeres: un tipo de sociedad donde ellas son lo que el Hombre, el patriarca, decide que sean; algo que se impone las más de las veces con una gama estremecedora de violencias, cuyo fin es anular la posibilidad de una vida digna para las mujeres, en la que ellas puedan decidir cómo quieren ser y vivir. El Hombre decide porque es un ser humano superior, y la Mujer está ahí para obedecer y servir. Esto, claro está, ha quedado cuestionado radicalmente tan tarde como en el siglo XX, por ejemplo, en la Declaración Universal de Derechos Humanos vínculo externo, pero las prácticas sociales y de los poderes políticos (gobernantes, institución religiosa, y mundo militar) siguen ignorando las buenas ideas recogidas aquí.

La construcción de la feminidad en el patriarcado no es "natural" ni está diseñada para valorar a las mujeres, sino más bien lo contrario: está diseñada para alienarlas de su libertad de búsqueda y elección sobre su identidad y el tema fundamental para cualquier ser humano de cómo se refleja su identidad por fuera, en el aspecto. Está diseñada para someterlas, incapacitarlas, cosificarlas. ¿Esto significa que una feminista desprecia a una mujer "femenina"? No. El análisis feminista (la herramienta del feminismo) lo que plantea no es que se desprecie a nadie, sino la superación de una realidad injusta. Se plantea una crítica, se ofrecen argumentos e información sobre cómo se usa el tema de la belleza en el patriarcado para cosificar y manipular a las mujeres, se pide atención a este análisis, sin olvidarse que todo lo que combatimos fuera lo llevamos dentro, y sin renunciarse a que por hondo que sean los condicionamientos, tenemos suficiente inteligencia como para perseguir ideales. De los movimientos sociales, pienso que el feminismo ha priorizado muy especialmente también la autocrítica, lo que implica que las personas feministas son muy conscientes de que su lucha conlleva el cuestionamiento también de la propia identidad. Es un movimiento, por tanto, de imrpesionante valentía, porque no hay nada más difícil que cuestionarse, más cuando tienes que aprender a hacerlo porque lo único que se ha esperado de ti es que te autodestruyas, si no sirves para servir, o para justamente poder servir a "los demás". Las ideas feministas parten de la base de cada cual debe decidir sobre su persona, y que todas y todos llevamos la cultura patriarcal machista y misógina dentro, por lo que es preciso entender que todo es un proceso de autoeducación también, de autocrítica, y que se irá haciendo lo que se pueda, siempre usando la inteligencia empática, la cabeza-corazón.

Es importante es atender a los análisis feministas, y dejar de entrar en el juego de los insultos a las personas feministas. Es importante que las personas nos planteemos las ideas, que pensemos, que miremos el mundo y miremos adentro, porque habrá cosas que queramos desarraigar, cosas que no podamos ser o no queramos ser, y que nos sentimos forzadas a ser a causa de la educación que recibimos en sociedad.

II

En este escenario del aspecto físico, el feminismo ha cuestionado y combatido varias cuestiones: sujetadores, maquillaje, tacones que restringen la movilidad, ropa apretada que restringe la movilidad, afeitarse los pelos de unas zonas, arreglarse los pelos de otras, poses "femeninas", maneras "femeninas", incluida la de hablar (maneras de muñequita más que de ser humano sensible, y/o de muñeca hinchable, más que de ser humano sexual), y todo esto se ha relacionado con la posición inferior de las mujeres en la sociedad patriarcal, su función de ser decorativo (mujer florero), la de contenedor para el "descanso del guerrero" (violación o supuestos concubinatos, que son cesión del cuerpo a cambio de que no te violen los demás, y/o a cambio de una seguridad material a la que las mujeres tienen el acceso siempre dependiente de los hombres en el patriarcado). Pero esta lucha noviolenta y tan inteligente del feminismo no incluye para el movimiento feminista que se desprecie a las mujeres que usen sujetador, se pinten, usen tacones, ropa apretada, se afeiten unos pelos y arreglen otros, o tengan modos "femeninos". Desde luego se pretende que todas se planteen las ideas, los debates, pero se comprende que todo es un proceso y que la cultura la llevamos tan dentro como la sangre; aunque, digamos, la cultura sea más como la sangre de la menstruación, que podemos descartar para renovarnos.

Lo importante es que las mujeres dispongan de libertad para elegir cómo quieren ser. Y esto no niega un hecho humano fundamental: querer gustarle a otras personas. El afán de gustarle a otras personas no tiene por qué reflejarse en costumbres diseñadas para otros fines, o para unos fines tan crueles. Todas y todos queremos gustarle a otras personas, y es humano hacer algo al respecto con el físico. La cuestión es que no se utilice este asunto humano para machacar a nadie. El tema de las imposiciones culturales sobre el aspecto de las mujeres está relacionado con temas muy vitales: libertad, sexualidad, vida sexual, derechos reproductivos, autoestima, función social de un ser humano; todo tiene ramificaciones en el tema violación y acoso, pornografía misógina y machista (la única que prevalece y enriquece en el mundo), prostitución (o esclavitud para las mujeres, niños y niñas pobres y secuestradas)... Y es preciso explorar todo esto desde dentro y fuera. Hay mucho que leer y que debatir. El feminismo ha generado mucho pensamiento vital. Ha establecido conexiones importantes que ponen muy nervioso al Sistema Patriarcal que llevamos dentro, de ahí la violencia y el odio de las reacciones.

III

De esto va el feminismo: no es un movimiento trivial (todo lo que hacemos las mujeres es trivial y sólo es importante/digno/meritorio cuando el Hombre ordena y obedecemos de buen grado). No es un movimiento que pretenda ordenar a las mujeres que no se pinten o que no tengan hijos e hijas (se lucha por la libertad de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y su vida). La interpretación machista del feminismo es profundamente hostil y está profundamente desinformada. ¿Qué análisis feminista han leído o escuchado esas personas? Son personas que creen que las palabras machistas contra los hombres son El Feminismo. Pensemos en los chistes llamados feministas; son chistes machistas revanchistas contra el opresor. No tienen nada que ver con el análisis feminista.

El feminismo es un movimiento profundo, inteligente, positivo, que lucha por la justicia mínima que debería existir para mujeres y hombres: la justicia de que puedan buscar, crear, ser la identidad que necesiten y deseen. Por más cómodas que se encuentren las personas en los papeles del sistema social de género, no todos los hombres quieren violar y someter a las mujeres, y no todas las mujeres tienen como máxima aspiración ser madres. Somos seres humanos, marcados ahora profundamente por siglos de papeles de género patriarcales, pero capaces de aprender, de evolucionar. Y esto es lo que apoya el feminismo.

bar

Información sobre uso de este material: dominio público
Publicado en mujerpalabra.net en junio 2011

Escribir a MP | Mapa del sitio | © 2001-2017 mujerpalabra.net